La musa

El ser incapaz de escribir de cosas que no necesiten un rigor investigativo o científico, plantea la necesidad de una musa, verdaderamente, puesto que las lecturas y las discusiones se han vuelto intelectuales eminentemente.

Las neuronas que saben de matemáticas y de lógica están sentadas haciendo su trabajo, espectacular como siempre, de tratar de entender el orden del mundo (no obstante, la entropía) y de analizar la curvatura del espacio-tiempo. Es increíble admitir que se ha llegado a un punto en el que las emociones y los sentimientos han sido reemplazados por las fórmulas de la relatividad, de la gravedad y los conceptos de la mecánica cuántica. Entonces, uno se pregunta ¿por qué se percibe pero no se siente? O ¿por qué se existe pero no se vive?

Entonces, es allí cuando me doy cuenta de tu presencia. Tú, mujer, que me llevas de la mano y me haces caminar por las laderas de tus montañas, bajo la opacada luz del sol, consecuencia de la neblina de misterio que reposa sobre tus laderas.

IMG_2051 blog punto de inflexión

Continúa leyendo La musa

Anuncios