A los 25 años de la Invasión…

Para reflexionar: mientras unos celebraban, otros eran masacrados… Prohibido olvidar

En el contexto de la pragmática lingüística y, según los criterios de la lingüística aplicada, cada palabra tiene un significado y un sentido. El significado se refiere, en palabras sencillas, a la definición que esta tiene en el diccionario, mientras que el sentido se refiere al uso que se le da a dicha palabra en un contexto determinado: social, técnico, regional, etc.

Hoy quiero referirme al sentido que posee la palabra invasión en la historia de Panamá, pero primero veamos su significado. Según el diccionario de la Real academia española, invasión se define, entre otras cosas, como:

Irrumpir o entrar por la fuerza.

Entrar injustificadamente en funciones ajenas

Estos dos enunciados son los que más se acercan al sentido de dicha palabra en el contexto de la guerra. Y, aunque haya gente que continúe aduciendo que lo que ocurrió el 20 de diciembre de 1989 fue una intervención, liberación o demás eufemismos; las evidencias y la memoria de quienes lo vivieron en carne propia me permiten inferir que lo que se dio fue una invasión.

En la madrugada del 20 de diciembre de 1989, el ejército de los E.E.U.U. irrumpió y masacró, con diferentes medios bélicos, a la población civil de barrios y sectores populares de la ciudad capital (aunque también hubo muertos en otras ciudades del país). De hecho, hay evidencia de que Panamá se convirtió en “polígono de tiro” para probar su armamento más avanzado hasta ese entonces.

collage2

Arriba a la izquierda: La foto corresponde al proceso de demolición del Cuartel Central, días posteriores al evento. Nótese que el mismo apenas sufrió daños durante la invasión.
Compárese esta primera imagen con las otras: el Chorrillo destruido por las bombas.

¿Por qué argumento que el ejército norteamericano entró por la fuerza y no lo contrario como algunos sustentan? Según el discurso del gobierno de dicho país, uno de los objetivos de la acción militar fue “la captura del general Manuel Antonio Noriega”. Entonces, si se usa la lógica, se puede deducir que la acción debió ser totalmente “quirúrgica”; esto es, enfocada en la captura de una sola persona, misma persona que inclusive tenía como rutina, visitar edificios de las fuerzas armadas estadounidenses que estaban cruzando la calle frente a una de las instalaciones militares de las Fuerzas de Defensa de Panamá. ¡Así es! Podía capturarse al “hombre fuerte de Panamá” en cualquier momento en que les hubiera placido… Pero nunca lo hicieron.

Por esto, concluyo que Estados Unidos planeaba invadir Panamá de todas maneras y su propósito era el de afirmar su dominio sobre el Canal después del año 2000 (como lo demuestran documentos desclacificados posteriormente). Lo más perturbador es que dicha invasión resultó en el genocidio de miles de civiles panameños durante aquel 20 de diciembre y días subsiguientes. En consecuencia, esta acción militar cumple con la primera definición expuesta de “invasión.

En segundo lugar, aunque se debe reconocer que hubo mucha gente que solicitó la intervención de los Estados Unidos (no obstante, nunca imaginaron cómo sucederían las cosas), hay razones por las que el gobierno norteamericano se inmiscuyó injustificadamente en asuntos internos de nuestro país (segunda definición de la palabra invasión) y nos privó de algo que se llama autodeterminación.

cruzada-civilista-101

Autodeterminación: magna protesta de la cruzada civilista en contra del gobierno dictatorial. Foto tomada de Panamá Vieja Escuela

Muchos opinan que “si no hubiera sido por los gringos aún estuviera Noriega en el poder” o frases similares. No obstante, esto es totalmente falso, debido a varias razones:

  1.  El gobierno de los Estados Unidos promovió las dictaduras en Latinoamérica para frenar el avance del comunismo en la región.
  2. Cuando la Unión Soviética mostró signos de colapso, los gobiernos dictatoriales dejaron de ser útiles y los norteamericanos, gradualmente, les retiraron su apoyo.
  3. En consecuencia, gran parte de los gobiernos dictatoriales comenzaron a desaparecer, y no es coincidencia que lo hicieran durante el mismo período: Argentina (1983), Bolivia (1982), Brasil (1985), Uruguay (1985), Chile (1990) y otros.
  4. El movimiento de oposición en Panamá, la cruzada civilista, contaba con una fuerza ascendente que, incluso, había comenzado a permear entre la oficialidad y la tropa de las Fuerzas de defensa (por ejemplo, el 3 de octubre de 1989, hubo un intento fallido de derrocamiento liderado, entre otros, por el mayor Moisés Giroldi). Por consiguiente, la caída de la dictadura era inminente.

Un análisis objetivo de los acontecimientos, en relación con este cuarto punto, muestra que Panamá ya estaba en proceso de cambios profundos; cambios que serían efectuados por su propia gente, por los propios panameños, lo cual es un derecho y un deber inalienable de todos los pueblos: la autodeterminación.

Debido a estas razones, considero que el gobierno de los Estados Unidos, al inmiscuirse en nuestra situación interna de la manera en que lo hizo, nos robó ese derecho y deber de pueblo soberano, y truncó nuestro proceso de maduración como nación de tal forma que, a 25 años de haber desaparecido el gobierno dictatorial en nuestro país, aún perduran muchas de sus prácticas; y tenemos a una ciudadanía que, en su gran mayoría, es apática para levantarse en contra de la tiranía y de los abusos que sufre por parte de los gobiernos “democráticos” que han estado en el poder después de 1989.

Así, pues, se cumple con la segunda definición de la palabra invasión dada por el diccionario.

204597_gd

Un pueblo que olvida, repetirá los mismos errores en el futuro. PROHIBIDO OLVIDAR. Foto tomada del diario Los tiempos internacional.

En resumidas cuentas, he demostrado que denominar invasión a la acción militar efectuada por parte del gobierno de los Estados Unidos hace 25 años es la correcta y, por consiguiente, el sentido que esta palabra posee dentro del contexto lingüístico de la historia panameña está relacionado con los siguientes adjetivos: humillación, impotencia, muerte, destrucción, genocidio y otros.

¿Por qué, entonces, es nuestro deber reflexionar acerca de aquel 20 de diciembre de 1989?

  • Porque aún no se ha hecho justicia a los miles de civiles panameños que murieron durante la invasión.
  • Porque los militares y hombres y mujeres combatientes que murieron, lucharon por defender su país y no a un solo hombre.
  • Porque los ciudadanos hemos olvidado el legado de la cruzada civilista: sus ideales de lucha, de valentía y de amor a la patria.
  • Porque mi generación y las generaciones siguientes han olvidado o le restan importancia a esta parte fundamental de su historia.
  • Y lo más importante: porque “un pueblo que olvida su historia repite los errores de su pasado

ENLANCES DE INTERÉS

Videos

Anuncios

Un comentario en “A los 25 años de la Invasión…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s